lunes, 14 de enero de 2013

Entre dados

Unos dados acompañan mi camino, ellos son los que me indican que bueno soy, que bien hago las cosas, si mi salto llega hasta esa piedra, si consigo colarme en la cola del cine o si simplemente no se me quema la tortilla. Puto destino dejado de la mano de azar. Esperando a que unos pequeños trozos de plástico me digan como, cuando y de que manera será mi futuro más cercano.
Un papel con unos trazos es un resumen de mis habilidades. Valiente resumen de toda una vida vivida. Apenas un par de folios valen para resumir todas las aventuras y desventuras que he vivido, risas y lloros, todas las genialidades que he discurrido y como no todas las pifias que he cometido. Curioso este mundo en el que somos seres de escama y hueso leyendo unas veces, otras veces creando y siempre disfrutando de seres plasmados en papel, al cual un sistema nos dice, nos "invita" a ser un heroe o villano de papel.
Quizás un día miremos al cielo y veamos unas cuerdas que nos mueven, puede que incluso eso paisajes tan hermosos que tenemos a nuestro alrededor solamente sea celulosa coloreada. Quizás pensamos y añoramos la libertad de las historias que un día leímos, quizas deseamos esa historia de amor que nos puso el corazón a mil o temimos a ese asesino que se escondia tras la puerta y simplemente seamos otra historia sin terminar, otro cuento más o menos triste. No sabremos si el rol de nuestra vida es el de un caballero de brillante armadura o de aquel niño que vendía cerillas en las frías noches de invierno. No sabemos que camino cojeremos, ni tan siquiera si ese salto lo podremos hacer o esa tortilla saborear sin estar quemada. A lo mejor no sabemos muchas cosas de nosotros o simplemente no queremos saberlas.
Quizás, a lo mejor, puede. Demasiada incertidumbre para un solo capitulo, para una sola tirada de dados. Solo hay una cosa segura en todo esto y es que con cada paso que damos, con cada saltito que hacemos, vamos rellenando esa ficha, esa novela que es nuestra vida. No, no se puede resumir en dos hojas, en un simple boceto, como nos "invitan" a hacer y si puede. Puede que ellos tiren los dados y elijan nuestro camino pero con cada saltito que damos, con cada gesto que hacemos vamos alimentado a nuestro personaje, vamos poniendo nuevos y mejores valores a los cuales ni a sus dados podrán pasar desapercibidos.

4 comentarios:

Mary dijo...

Hummm eso de la tortilla quemada a que viene? Es una crítica tardía o que ye oh?! ;-)

Señor del Metal dijo...

Un ejemplo sin más. Pero bien por darte por aludida

vanya dijo...

No queda sino seguir jugando, compañero... Al menos, mientras amanezca, que no es poco ;)

Señor del Metal dijo...

Y vaya si seguiré en la partida