domingo, 21 de agosto de 2011

Corazón astur

Hoy he salido. Después de una semana larga de muda, me siento mas grande y mas fuerte. Si y con mas hambre que de costumbre. Estos cambios siempre me producen hambre, mucha hambre. He decidido viajar un poco y buscar otro tipo de comida, una comida que probé el año pasao y me gusto. He viajado, no muy lejos, pero lo suficiente como para sentirme libre, para sentirme como mis parientes, salvaje, respirar el aire de la naturaleza y la libertad. Lo he vivido, he vuelto ha vivir el fragor de la batalla. Lo he visto escondido desde una alpaca de paja. Dos culturas, dos "civilaciones" peleándose por unos terrenos. terrenos de mis hermanas, terrenos de mis presas, tierra y piedras, hierba y agua ¿acaso vale eso tanta sangre? SI yo mismo me comería a otra culebra que se metiera en mis territorios. Aunque a veces, y solo a veces, quiero pensar así, ganan los mas fuertes, que no por ello sea lo mas justo. Hoy he vuelto a ver esa batalla. Hoy he entendido lo que significa la mirada esa ratón agachada en su guarida cuando me ve entrar. Hoy he perdido yo. Las culebras han perdido frente a las águilas. Hoy las águilas ha comido culebras y eso me duele. No las han comido por necesidad, solo por egoísmo y poder. Eso me duele más. nunca se dijo que las guerras fueran justas, nunca lo serán, pero hoy mis hermanas y hermanos culebras cayeron. Dignamente, y dignamente se refleja en la historia, se refleja en la recreación de hoy. Hoy el cielo volvió a quejarse. El sol se fue al ver tremenda injusticia. Crujidos de dolor salen de las nubes, se hacen ver con esa luz azul brillante, se dejan escuchar como lamentos de almas perdidas, se dejan notar su húmeda y fría sensacion de malestar he injusticia. Hoy ha habido sangre, sangre de vida, que se la tierra corre en ocultar solamente a la espera de que algún día la muestre a quien la derramó con todo el dolor que eso trajo. Hubo fiesta, comida en abundancia, espectáculos exóticos y demás parafernalia solamente para confundir al mundo. Pero hoy la sangre es guardada por la tierra. Hoy he paseado por esa tierra, he tocado esas plantas, esos arboles, testigos de todo aquellos. Hoy he vuelto a comprender un poco más. Hoy la sangre se ha pegado a mis escamas y me ha encojido el corazón. Un corazón que late con fuerza. Un corazón que se resiste a las águilas. Un corazón astur.....Un corazón libre

4 comentarios:

Mary dijo...

Cuánta razón hay enlas palabras de Tyler, cuánta sangre, cuánto dolor y cuánto sufrimiento sin fin, sin neceidad, sin razón...

Una entrada preciosa, me ha gustado mucho.

Atila dijo...

Tu mismo lo has dicho, "han ganado los más fuertes". Los que surcamos el cielo, controlamos el suelo.

Xania dijo...

precioso, de verdad... ya tienes una fan mas... este post en concreto me ah encantado, cuanto sentimiento...

Señor del Metal dijo...

En toda guerra siempe hay dolor. Si te toca de cerca duele mas aun.

Es una pena que yo sea una culebra, ellos aguilas y tu.... jajaja un periquito, comiiiiidaaaaa


Bienvenida a mi hogar Xania. Me alegro que te gusten mis experiencias y anecdotas,