lunes, 29 de agosto de 2011

Los lunes al sol

¿Quien ha elegido que unos sean cigarras y otros hormigas? Un cuento que desde pequeño nos enseñaban que tenia una gran moraleja. Trabaja, trabaja, trabaja y podrás tener de todo. En cierta película nos desvelan una pregunta sobre el cuento. ¿Quien eligió el que debía de ser hormiga y el que debía de ser cigarra? Yo he visto como un grupo de valientes "hormigas" luchaban y peleaban para defender los ideales de un estandarte. "Hormigas" obreras, "hormigas" guerreros, provenientes de los mas diversos lugares, con una idea, un ideal. No era un grupo amplio, no eran seres mitológicos, ni tan siquiera héroes. Eran humanos, simplemente humanos, ni dioses, ni gigantes, solamente humanos. Pero lo que le hizo salir victoriosos de multitud de batallas fue su perseverancia, su dedicación, su creencia en su estandarte.

Unos jefes que los dirigían a la batalla. Lucharon y lucharon. Hubo bajas, desertores e incluso traidores. No es de extrañar, en toda la guerra siempre hay cosas de esas. Hubo un tiempo en que las victorias se sumaban una tras otra, donde el estandarte era signo victoria. Donde la estrella amarilla daba prestigio....... hubo un tiempo. Pero todas las grande épocas llegan a su fin "Se acaban las guerras". Pero la desaparición de estas solo generan desesperación y penurias. Toda la compañía se venia abajo moralmente, sentados en las piedras de un bosque astur esperaban ansiosos volver a levantar el acero en nombre de la estrella. Luchar o morir esi siempre es el gran enigma del mundo salvaje. Pero los humanos han creado la civilización y con eso una variante al mundo salvaje y es que encontraron otra cosa peor que morir luchando y es morir sin poder luchar.

Sus almas se morían, apenas salían a defender su estrella amarilla. Luchas que cada vez eran mas escasas, cada vez mas suicidas. Las bajas fueron cada vez más y mas. Los generales enloquecieron y mandaban a su pequeño ejercito al suicidio. Todo acabó, la estrella amarilla, esa que vio tantos triunfos y tanta gloria, esa por la cual fue derramada sangre en su nombre, está en el suelo, rota, pisoteada y humillada. Sus generales han huido del campo de batalla. Todo se acabó, solo han sobrevivido un puñao de esos valientes soldados. Soldados que cicatrizan sus heridas en sus hogares, rodeados de los suyos, soldados que más tarde o mas temprano volverán a la guerra bajo otro estandarte. Hubo un tiempo.....


Hoy es lunes, hoy nun fae sol. Hoy vuelvo a mirar por encima de las piedras y les veo. Veo de nuevo a esi grupo de personas, a esas almas resplandecientes. Hoy les oigo reír juntos de nuevo. No hay guerras aun, sus aceros están guardados en los baúles, pero hoy están juntos. No importa por que estandarte sangrarán o si nunca llegara el mañana. Hoy solo hay risas y bailes alrededor de unos manjares que les unirá una vez más, que fortalecerá su amistad.

No se quien eligió quien debería de ser cigarra o quien hormiga, no lo se y no me importa. Yo al fin y al cabo nací culebra


3 comentarios:

Xania dijo...

real como la vida misma... es una pasada lo que escribes y como lo haces me encanta... ciertamente esta entrada me ha traido a la mente la melodía de la canción "Pelayo" de Avalanch... es genial tu blog...

Señor del Metal dijo...

Grandes los Avalanch... al menos antes de Mon.. luego en fin esa es otra historia.

Mary dijo...

jeje me ha encantado!!
Espero que nos des un post por día eh!! y que mañana haga sol... jajaja