martes, 22 de noviembre de 2011

Lluvia

Llueve. Por fin llueve. Ya empezaba a preguntarme en donde vivía, si todo era un sueño o  el efecto invernadero se estaba cebando en demasía con mi tierrina. Llueve y me alegro. El frió entra por entre las escamas, la humedad crea suaves nubes de mi respiración. Gotas resbalan por mi cuerpo y el suelo húmedo y frió descubre pequeños y no tan pequeños charcos. Agua con ganas de mojar, agua con ganas de que el mundo juegue con el. Agua, agua proveniente de nubes oscuras y densas. Hoy las he visto llegar, en lo alto las esperaba, las mirabas y su aroma me embriagaba. Miraba para abajo y veía el mar, un mar oscuro, fiel reflejo del cielo. Miraba para arriba y allí las veía, cerca las tenia. Sus primeras gotas fueron para mi. Llueve, por fin llueve y espero que siga lloviendo días y días. El frió traerá de nuevo esas chaquetas y esos gorros para el abrigo de los humanos. Atrás quedaron los días calurosos de septiembre y octubre, espero. Deseo que llegue un otoño de verdad y que paso a un invierno con su alfombra blanca.

3 comentarios:

Xania dijo...

a mi tambien me encanta la lluvia l averdad... echo de menos tener tiempo para pasear bajo una buena tormenta... sin nada que hacer mas que disfrutar la lluvia en la cara y por supuesto sin paraguas... odio los paraguas. Pero ya no tengo tiempo para disfrutar la lluvia!!! me alegro que allí la tengas ya contigo

Mary dijo...

Pues qué faena tu deseo, ¿no?
Como no te pongas a bailar la "danza de la nieve" me parece que es casi imposible que pueda nevar aquí... como mucho granizar y si alfinal consigues que nieve, hazte a la idea de que dificilmente durará más de media hora.

¡¡Yo también me alegro de que llueva por fin!! jijiji

Señor del Metal dijo...

La verdad ye que llovio poco. Tengo esperanza de ver nieve en nochevieja.. esa ye la idea.